Estudiar una carrera significa destinar tiempo, dinero y dedicación. Las personas que se matriculan a un curso de educación superior están dispuestas a realizar sacrificios en consecuencia de alcanzar un beneficio mayor: desarrollarse profesionalmente y encontrar el empleo soñado.

Para lograr dicho objetivo es importante que el futuro alumno, antes de tomar la decisión, considere ciertos factores que ayuden a tener un proceso formativo y un desempeño profesional satisfactorio.

Acá te contamos 5 aspectos en los que debes reflexionar antes de estudiar una carrera profesional.

  1. Considerar habilidades y potencial

Aplicar el sabio aforismo griego “Conócete a ti mismo” resulta fundamental antes de decidir qué carreras profesionales son afines con tu interés, competencias y habilidades. Preguntas como ¿qué me apasiona hacer? te ayudan a poner las cosas en perspectiva proyectando una visión del futuro con motivación. Otra pregunta que te puedes hacer es ¿qué habilidades tengo que podrían servir en un campo determinado? De esta manera analizas tus aptitudes con una visión práctica, es decir, con la idea de poder aplicarlas.

Algunos especialistas destacan que es esencial antes de estudiar una carrera “definir y entender para qué soy bueno, en dónde me destaco, dónde me siento cómodo, dónde fluyo”.

Teniendo en cuenta lo anterior puedes comenzar a planificar tu futuro de manera estratégica, evaluando las carreras profesionales en las que puedes ser un aporte y las que mayores réditos te darán por tus destrezas. La vocación se construye y una buena manera de hacerlo es investigando qué áreas son las que realmente te apasionan.

  1. Enfocarse en las competencias

En un mundo con frecuentes cambios e innovación, el mercado del trabajo cambia de manera constante. Es por eso que es un error enfocarse solo en el estatus que entrega un título profesional determinado. Más allá del prestigio, es importante qué analices qué habilidades te entregará una carrera profesional que te puedan ayudar a crecer como persona y que seguirán siendo imprescindibles y valoradas en cualquier cambio de panorama futuro.

Algunas de estas competencias son las que tienen que ver con la matemática, la informática y la programación, la estadística, las redes sociales y la gestión de contenidos en Internet, las habilidades sociales y las ventas.

Aunque no podemos saber a ciencia cierta qué depara el futuro es probable que las carreras que potencien estas habilidades sean las más convenientes.

  1. Elegir la institución y modalidad correcta

Una manera de aprovechar tus aptitudes es eligiendo la institución y modalidad de estudio que más se acomodan a tu contexto. Chile es un país que presenta altos índices de deserción universitaria. Los rankings de deserción del Consejo Nacional de Educación (INDICES) y el del Ministerio de Educación (SIES) revelan que algunos establecimientos tienen un abandono superior al 50% al primer año de matrícula.

Si bien las razones pueden ser variadas, una de ellas es que las instituciones de educación superior y las modalidades de estudio no son adecuadas con el exigente estilo de vida del estudiante, el cual termina abandonando la carrera por no poder compatibilizar estudio, trabajo y vida familiar.

Estudiar on line se presenta como solución a este problema. El aprendizaje en esta modalidad conlleva muchas ventajas frente a la educación tradicionalpresencial como el papel activo que toma el estudiante, una mejor gestión del tiempo, una constante actualización de contenidos y la posibilidad de hacerlo desde cualquier lugar eliminando la acción de trasladarse.

Una vez elegida una modalidad de estudio flexible, es importante que te asegures de la calidad de la institución que la imparte. Los docentes deben estar 100% capacitados para la pedagogía online, además de ser competentes en la carrera que imparten. Una cosa importante es que los docentes estén vinculados estrechamente con el mundo del trabajo para que puedas entender cómo funciona y estrechar vínculos con empresas u organizaciones que requieren de tus competencias.

La forma de conocer lo anterior es averiguando e informándose. Puedes acudir al establecimiento, revisar la malla curricular y el cuerpo docente. Es un error dejar al azar este tipo de elecciones ya que es un factor determinante al momento de enfrentar el mundo laboral con éxito.

  1. Evaluar becas y ayudas económicas

Estudiar significa realizar un esfuerzo económico importante. Por eso, considera una institución que ofrezca beneficios económicos para poder estudiar y mitigar un poco el arancel de una carrera profesional. Existen diferentes becas que pueden ayudarte. Un establecimiento que se preocupa por el bienestar de los estudiantes debería contemplar el ofrecimiento de distintos beneficios económicos como las becas deportivas, las que tengan relación con tu desempeño escolar o si vives en áreas extremas y de difícil acceso.

La tenencia de un portafolio que ofrezca este tipo de beneficios implica que el establecimiento de educación superior se enfoca en los estudiantes y los motiva a terminar con su ciclo formativo con éxito.

  1. Analizar el mercado laboral

Siempre que por objetivo tengas una buena perspectiva profesional es recomendable que analices si las carreras profesionales que te interesen tienen un buen índice de empleabilidad. La mejor manera de hacerlo es averiguando por medio de cifras, o conociendo la experiencia de los estudiantes que ya cursaron la carrera.

El portal Mi Futuro, dependiente del MINEDUC, cuenta con estadísticas de más de 250 programas de estudios, la duración que tienen, los sueldos por año de egreso o el costo del arancel. Es una excelente herramienta para saber si la carrera que piensas escoger te entrega buenas probabilidades de encontrar un trabajo al poco tiempo de egresar.

Trabajar en tu vocación, conocer tus habilidades y competencias, elegir una institución de calidad y la modalidad que más te pueda traer beneficios, además de analizar la empleabilidad son algunas de los aspectos que sí o sí debes meditar antes de estudiar una carrera profesional.

Es el primer paso que debes dar para desarrollarte con éxito y cumplir con tus metas profesionales.