En el marco de la voluntad institucional de avanzar de manera paulatina en la puesta en marcha de procesos de acreditación de carreras, este viernes 24 de junio tuvo lugar la primera jornada de capacitación de docentes y colaboradores administrativos, en esta materia.
La jornada revisó antecedentes generales y de contexto sobre el sistema nacional de aseguramiento de calidad vigente en Chile, y enfatizó en los componentes del sistema de aseguramiento de calidad, a saber, acreditación, evaluación y ajuste de calidad.
La relatoría estuvo a cargo de Karla Montero, coordinadora de Acreditación de la Dirección de Aseguramiento de Calidad y Acreditación IACC, quien comunicó a los asistentes la importancia del compromiso y la colaboración de cada uno de los integrantes de IACC en las distintas etapas del proceso, enfatizando que “los procesos de acreditación son procesos sistemáticos y permanentes de mejora, y su sustrato es colaborativo, pues todos aportamos en la experiencia educativa del estudiante” –comentó. Se trata –agregó- de desarrollar una cultura de calidad y la capacidad de gestionar el cambio orientado a la mejora constante.
La asistencia fue variada y masiva. Fueron 36 los colaboradores -entre máximos directivos, académicos y administrativos- que tuvieron la oportunidad de expresar sus dudas y opiniones sobre el proceso, que se organiza en 3 grandes fases: autoevaluación, evaluación externa y pronunciamiento de acreditación.

Autoevaluación de carrera

Esta fase requiere, como paso uno, conformar un equipo conductor del proceso. Este equipo es el encargado de liderar esta fase, recolectando datos y generando información en colaboración con toda la institución; organizando jornadas de trabajo para generar juicios preliminares de fortalezas y debilidades; socializando y discutiendo dichos juicios para, finalmente, construir el informe de autoevaluación.

Evaluación Externa

Es la fase de validación del proceso de autoevaluación y debe entenderse como un proceso complementario a la mirada interna que otorga la autoevaluación. El actor clave en esta fase es el par evaluador. Se trata de académicos y/o profesionales designados por las agencias de acreditación o la propia CNA para que visiten la institución/carrera y verifiquen en terreno el informe de autoevaluación. El resultado de esta fase se materializa en un informe de salida, elaborado por el comité de pares evaluadores, reporte que se escucha formalmente al término de la visita.

Pronunciamiento de acreditación

Es la fase cúlmine del proceso. Proviene de la CNA y agencias acreditadoras que tienes comités de área y/o consejeros externos que son los que analizan los antecedentes y resuelven en conformidad. Esa resolución se adopta en base a criterios de cumplimiento de los criterios. La escala de evaluación se organiza en tramos de cobertura parcial, aceptable o sobresaliente de los criterios, con su respectivo correlato en años: 2 a 3 años de acreditación; 4 a 5 años de acreditación; 6 a 7 años de acreditación.
Por último, Montero enfatizó que el aseguramiento de calidad no se agota en el proceso de acreditación porque es un proceso cíclico y, por tanto, es continuo.